miércoles, 2 de septiembre de 2009

PICCOLOMINI Y RUPES ALTAI

Alessandro Piccolomini fue el primero en designar las estrellas mas brillantes con letras latinas en su obra "De las estrellas fijas", considerandose el primer atlas moderno celestial. En su memoria da nombre a un magnifico cráter de 85 kilómetros de diámetro.

Piccolomini es una formación bastante joven que se caracteriza por contener un fondo muy claro y un enorme y vistoso macizo central con varios picos que culminan a mas de 2000 metros de altura. Su enorme profundidad de 4500 metros resulta imponente su visión a través del telescopio, formando sus paredes unas terrazas finas y suaves. Lo mas llamativo de este cráter es el importante desprendimiento de material por su parte sur llegando a inundar e invadiendo parte del suelo.

Haz clic sobre la imagen para verla a tamaño original.

Celestron Nexstar 8i + barlow x2 + QHY5-Mono - f20.

Partiendo de Piccolomini se encuentra una cordillera estrecha y sinuosa que se extiende por espacio de 500 km con una altura media de 1500 metros, si bien en algunos puntos alcanza hasta los 3000 metros y que proyectan largas sombras puntiagudas sobre la superficie lunar. Se trata de una cordillera distinta a las demás, es la escarpadura Rupes Altai. Es el fragmento superviviente de un anillo que en el pasado rodeaba la cuenca de Mare Nectaris. El mejor momento para su visión es entre los cinco y seis días de edad lunar, aun mejor cerca del cuarto menguante, a los veinte días, cuando las sombras de los picos altos se proyectan sobre la superficie.

Haz clic sobre la imagen para verla a tamaño original.

Celestron Nexstar 8i + QHY5-Mono - f10.
Haz clic sobre la imagen para verla a tamaño original.

Celestron Nexstar 8i + QHY5-Mono - f10.

Como curiosidad añado la siguiente imagen, en ella se pueden ver las extensas irradiaciones brillantes procedentes del cráter Tycho (no visible en la fotografía). Se perciben como una mancha blanca pasando por encima de Rupes Altai y llegando hasta el cráter Fracastorius. Son producto de los materiales eyectados por el impacto del meteorito, que cayeron de nuevo sobre el suelo lunar ayudados por la débil gravedad de la Luna, desplazándose cientos de kilómetros. El recorrido desde el cráter Tycho que es donde se produjo el impacto hasta el cráter Fracastorius es de nada menos que 1300 km, la misma distancia que de Madrid a París. !Impresionante el espectáculo que se tuvo que producir en esta zona!


Haz clic sobre la imagen para verla a tamaño original.

Celestron Nexstar 8i + QHY5-Mono - f10.